Según la Common Ground Alliance, existen más de 100 mil millones de pies de líneas de servicios subterráneos en los Estados Unidos. Eso es suficiente cableado eléctrico, cables de telecomunicaciones, tuberías de alcantarilla, tuberías de agua potable y líneas de distribución de gas natural para llegar a la luna y volver… ¡39 veces!

Es también 100 mil millones de pies de riesgo de lesiones para los trabajadores de servicios públicos, personal de construcción, jardineros, e incluso residentes en el vecindario si alguna de estas líneas resulta cortada durante las operaciones de excavación.

Saber dónde se encuentran estos cables y tuberías, y qué hacer si uno se rompe, es esencial para la seguridad de sus empleados y el bienestar de aquellos que residen y trabajan en las zonas cercanas.

Qué necesitan saber sus empleados

Si una línea de electricidad subterránea resulta cortada, no solo se interrumpe el suministro eléctrico, sino que se puede energizar el suelo y crear así el riesgo de electrocución. Si se daña una tubería de gas natural, se puede producir una fuga de gas, y dependiendo de la severidad de dicho daño, hasta puede ocurrir un incendio o una explosión de gas natural.

Para ayudarle a usted, a sus empleados, o a cualquier otra persona que tenga que excavar, está disponible la línea de atención directa 811 Llame Antes de excavar. El servicio es gratuito, y al llamar usted reduce el riesgo de toparse con una línea de servicio público subterránea a menos del uno por ciento.

Qué necesitan hacer sus empleados

En California, la llamada al 811 debe hacerse con un mínimo de dos días hábiles (pero no más de 14 días hábiles) antes de comenzar las operaciones de excavación. Cada compañía de servicios públicos afectada entonces enviará a un trabajador para que marque en el campo la ubicación aproximada de las líneas de servicios públicos además de especificar lo que son (electricidad, cable de TV, gas natural, etc.)

Durante las operaciones, si una línea de servicios públicos subterráneos resulta dañada, sus empleados deberán detener el trabajo inmediatamente. Las compañías de servicios públicos y los servicios de respuesta de emergencia deberán ser notificados tan pronto como sea posible hacerlo de manera segura.

Si se golpea una línea de gas, evacúe la zona y notifique a la compañía de gas inmediatamente.

Si se corta algún tipo de cable, estos podrían ser cables eléctricos, de TV, o de teléfono. Los trabajadores no deben detenerse a investigar qué clase de cables son. Las buenas prácticas determinan que se debe suponer el peor de los casos, y que los cables son de las líneas eléctricas, que están energizados, y que el suelo también está energizado. Los trabajadores deberán entonces actuar consecuentemente para salir de forma segura del sitio tan pronto como sea posible.

  • Cualquier persona en el interior de un vehículo sobre suelo energizado debe tratar la situación de la misma manera como si el vehículo ha hecho contacto con líneas eléctricas: permanecer en el vehículo a menos que se incendie, y solamente intentar salir del vehículo utilizando un método específico.
  • Cualquier persona en el suelo deberá abandonar la zona de inmediato, con los pies juntos… y utilizando un movimiento de arrastre en el que los pies estén siempre en contacto con el suelo.

Cuando sea posible hacerlo de manera segura, haga las notificaciones necesarias para que desenergicen las líneas y despachen las cuadrillas de reparación.

Qué temas cubrir durante su reunión de seguridad

La herramienta más segura que se tiene en la caja de herramientas es el teléfono. Ya sea usted o un empleado designado quien haga la llamada al 8-1-1, discuta con todos los empleados cómo funciona el proceso, y que la excavación no puede comenzar hasta que el área esté marcada.

Otra información por cubrir incluye:

  • Dónde excavar en relación con las marcas de las líneas de servicios públicos.
  • El procedimiento por seguir si se corta una línea de electricidad, incluso permanecer en los vehículos o cómo salir sobre suelo que puede estar energizado.
  • La notificación a las compañías de servicios públicos y a los servicios de respuesta de emergencia si ocurre el contacto con líneas de servicios públicos existentes.

Con 100 mil millones de pies de líneas de servicios públicos subterráneos cruzando nuestro país, es imposible saber dónde está todo. Una llamada telefónica le permite a usted y a sus trabajadores conocer anticipadamente dónde se encuentran las líneas existentes y se reduce considerablemente el riesgo de daños y lesiones.

Al llamar al 811, probablemente no tendrá que llamar al 911.

The above evaluations and/or recommendations are for general guidance only and should not be relied upon for medical advice or legal compliance purposes. They are based solely on the information provided to us and relate only to those conditions specifically discussed. We do not make any warranty, expressed or implied, that your workplace is safe or healthful or that it complies with all laws, regulations, or standards.