La posibilidad de quedar atrapado en las condiciones bajo cero de una cámara de congelación puede ser lo último que cualquier persona podría considerar. Es decir, hasta que, de alguna manera, quede atrapada en una, ya que el pestillo de seguridad que se encuentra en la puerta que todos supusieron que estaba funcionando, ahora no lo está.

Sin manera alguna de llamar la atención de alguien en el exterior, la ausencia de un empleado puede pasar inadvertida hasta que un compañero de trabajo se dé cuenta de la ausencia de dicha persona o ingrese en la cámara de congelación y encuentre a alguien en el interior.

Qué necesitan saber sus empleados

La comunicación es clave. Sus empleados pueden reducir al mínimo el riesgo de que alguien quede atrapado simplemente al hablar unos con otros. Antes de que los empleados ingresen a la cámara de congelación o a una cámara frigorífica, oblíguelos a notificar a los compañeros de trabajo sobre su plan, y cuánto tiempo estarán en el interior de dichas cámaras.

Cuando un empleado quede atrapado en el interior de una cámara frigorífica, el momento de actuar es ahora, antes de que ocurra la congelación o el estrés por frío. Las personas comienzan a sentir los efectos de las temperaturas frías en las extremidades en aproximadamente cinco minutos.

¿Se puede abrir la puerta desde el interior? Cal/OSHA estipula que toda cámara frigorífica tenga al menos una puerta que se abra desde el interior, o un mecanismo de liberación que abra una cerradura en el exterior de la puerta.

Si la puerta no se abre, ¿hay otra salida? A menos que se tome una serie de pasos diferentes, Cal/OSHA estipula que se debe colocar un hacha de bombero en el interior de un congelador cerca de la puerta. Esto puede permitir al empleado atrapado a cortar una vía de escape. Incluso si usted cumple las excepciones que permite Cal/OSHA, tener un hacha es siempre una buena idea en caso de que no funcione cualquier otro medio de protección.

¿Qué pasa con un teléfono celular? Algunas veces la señal en el interior de una cámara frigorífica puede ser débil, pero, aunque la mayoría no lo sabe, se puede hacer funcionar un teléfono incluso con una señal débil. Así que es buena práctica llevar su teléfono celular consigo cuando ingrese a una cámara frigorífica.

Mientras tanto, es necesario usar ropa de abrigo, incluyendo cascos y guantes. Se debe cubrir totalmente los pies, la cabeza, los dedos de los pies, los oídos y la nariz. Además, cabe esperar que el piso sea resbaladizo debido a las condiciones de congelación. Usar zapatos antideslizantes es otra necesidad. Siempre use la ropa apropiada al ingresar a una cámara frigorífica, incluso si lo hace únicamente por un tiempo breve.

Qué necesitan saber sus empleados

Comience por notificar a sus compañeros de trabajo los planes que usted tiene de ingresar a la cámara de congelación y durante cuánto tiempo. Esos compañeros de trabajo deben verificar regularmente la presencia de su compañero y asegurarse de que la puerta de la cámara de congelación no se haya bloqueado.

El empleado o empleados que ingresen a la cámara deberán tomarse tiempo para ponerse ropa de abrigo y colocar un tope para puerta que permita mantener abierta la puerta.

En el caso de que un empleado quede atrapado en el interior, dicha persona debe hacer lo siguiente:

  • Tratar de abrir la puerta desde el interior o activar el mecanismo de liberación de la cerradura.
  • Si eso no funciona, usar un teléfono celular para pedir ayuda. Si la señal es débil, intentar llamar de todos modos; y quizá caminar alrededor de la cámara para ver si la señal mejora.
  • Si todo esto falla, usar el hacha de bombero para cortar a través de la puerta o pared y ponerse a salvo.

En su reunión de seguridad

Demuestre como los empleados pueden quedar atrapados en el interior de una cámara de congelación y converse con sus empleados cómo el frío puede afectar su capacidad de movilidad.

Otros pasos incluyen:

  • El procedimiento correcto para que un empleado notifique a sus compañeros que él pretende ingresar a la cámara frigorífica.
  • Los pasos que los empleados deben seguir para verificar regularmente la presencia de un empleado que haya ingresado a la cámara frigorífica.
  • Una demostración sobre cómo abrir la puerta desde el interior o cómo usar el mecanismo de liberación de la cerradura.
  • Recordar a los empleados que lleven un teléfono celular consigo al ingresar a una cámara frigorífica.
  • En los casos donde la puerta no se abra, asegurarse de que los empleados tengan capacitación sobre el uso del hacha de bombero para que ellos puedan cortar su vía de escape.
  • Recordar a los empleados que deben actuar con rapidez.
  • Revisar su plan de respuesta de emergencia para que todos sepan qué hacer en caso de que alguien quede atrapado.

Quedar atrapado en una cámara frigorífica puede ser catastrófico. Al conocer los riesgos y los procedimientos correctos antes de ingresar, sus empleados estarán mejor preparados no solo para las condiciones en el interior de la cámara, sino también para actuar en caso de que ellos queden atrapados.

Ellos pueden actuar rápidamente para liberarse por sí mismos antes de sufrir los efectos de las condiciones de congelación.

The above evaluations and/or recommendations are for general guidance only and should not be relied upon for medical advice or legal compliance purposes. They are based solely on the information provided to us and relate only to those conditions specifically discussed. We do not make any warranty, expressed or implied, that your workplace is safe or healthful or that it complies with all laws, regulations, or standards.