Conducir por el camino ya no es una experiencia solitaria y tranquila. Con los teléfonos celulares, radios de dos vías y estéreos, el interior de su vehículo ya no ofrece un lugar tranquilo para concentrarse en conducir.

Hoy en día, con la vida tan atareada que tenemos todos, prestar atención mientras se conduce puede ser difícil. ¿Alguna vez ha estado conduciendo y de repente se da cuenta que no recuerda los últimos cinco kilómetros que ha recorrido? Aunque su atención puede distraerse por sólo una fracción de segundo, las variables tan cambiantes del camino y los demás vehículos pueden hacerlo vulnerable a sufrir un accidente.

Las siguientes reglas le pueden ayudar a concentrarse en lo que debe estar haciendo… conducir.

  • Resuelva todos los problemas antes de irse de la oficina.
  • Si precisa conducir en áreas de mucho tráfico, planee conducir fuera de la hora pico del tráfico.
  • Conozca las condiciones de los caminos en que viaja y conduzca solamente tan rápido como esas condiciones le permitan.
  • Use su cinturón de seguridad en todo momento.
  • Fije la radio a una estación y déjela ahí hasta que detenga de nuevo el vehículo.
  • Manténgase alerta y conduzca defensivamente, con precaución.
  • Esté atento a otros conductores y anticipe sus acciones, así como las de peatones y niños en el camino o sus cercanías.
  • Manténgase fuera del punto ciego de otros vehículos.
  • Mantenga una distancia segura de otros conductores teniendo un espacio de protección alrededor de su coche.

Los conductores precavidos están constantemente atentos a peligros, prediciendo cómo pueden resultar afectados por esos peligros y predeterminando cómo evitarlos o reducirlos.