Todos sabemos que California se calienta en el verano. Las temperaturas se intensifican para los trabajadores de caminos. El calor que emana del material mezclado a 300 grados y recientemente vertido puede hacer que un día caluroso de 80 grados se sienta como si estuviera a casi 100 o más grados para aquellos que están parados en el asfalto o cerca de él. Y, con la ropa recomendada y otros equipos de protección personal, los trabajadores están expuestos a un mayor riesgo de sobrecalentamiento si no se toman las debidas precauciones.

Adicionalmente, el asfalto fresco (o caliente) también libera humos y vapores a la atmósfera provenientes de diferentes gases y compuestos químicos de la mezcla misma. Los síntomas más frecuentes de exposición a los vapores del asfalto incluyen náusea, dolores de cabeza e irritación leve a grave de la piel, ojos, nariz, garganta y pulmones.

Calor perjudicial

La combinación de calor solar y el calor del asfalto puede ser una combinación fatal. Para trabajar de manera segura en condiciones de alta temperatura y con asfalto, se requiere usar equipo PPE tal como camisas de manga larga, pantalones largos, botas térmicas y protección facial, y se debe tener presente que estas protecciones personales también aumentan la carga térmica para el cuerpo.

Los estándares de enfermedades relacionadas con el calor de Cal/OSHA estipulan requisitos más estrictos cuando las temperaturas se elevan por encima de los 95 grados, pero dadas las otras preocupaciones relacionadas con el asfalto, quizá desee considerar la aplicación de esta disposición del reglamento en temperaturas exteriores mucho más bajas.

Vapores perjudiciales

Sin la debida protección, los trabajadores de caminos pueden fácilmente inhalar los vapores que emanan de la mezcla asfáltica. Siempre que sea posible los trabajadores deben colocarse contra el viento (a barlovento) de donde se está mezclando y vertiendo el asfalto para que los humos y vapores se alejen de su espacio de respiración.

Además es necesario el uso del equipo de protección personal (PPE), que incluye:

  • Gafas con ventilación indirecta para ayudar a proteger los ojos contra los humos y vapores que se elevan en el aire.
  • Guantes y botas con aislamiento térmico para ayudar a prevenir las quemaduras por el asfalto e impedir que los disolventes penetren en la piel.
  • Camisas de manga larga y pantalones largos para ayudar a prevenir las quemaduras de la piel y la exposición a los productos químicos contenidos en el asfalto caliente.
  • El uso de respiradores puede ser necesario en algunas circunstancias. Verifique la hoja de datos de seguridad del asfalto para obtener orientación e información sobre la composición química. El Instituto Nacional de Seguridad Ocupacional y Salud (NIOSH) tiene recomendaciones cuando los humos y vapores del asfalto alcanzan niveles especificados.

En su reunión de seguridad

Capacite a sus empleados en lo pertinente a la normativa sobre enfermedades relacionadas con el calor de Cal/OSHA, y muéstreles dónde están ubicados los sitios con sombra y fuentes para beber agua.

Instruya a los empleados sobre los riesgos que acompañan la exposición a los humos y vapores del asfalto y desarrolle estrategias sobre la mejor manera de reducir al mínimo estos riesgos.

Converse sobre los diferentes síntomas de enfermedades relacionadas con el calor o los vapores, y revise sus procedimientos de respuesta de emergencia.

Revise y analice cuál es el equipo PPE apropiado. Si sus emplea dos solicitan respiradores, entrénelos en el tipo de respirador necesario y como utilizarlo, en conformidad con las disposiciones de su Programa de Protección con Respiradores escrito (obligatorio).

Para los trabajadores de construcción de caminos, es imposible evitar el calor y los humos al verter y extender el asfalto.

Los recesos periódicos de enfriamiento, beber agua abundante y el equipo de protección personal apropiado, los ayudan a evitar la exposición al calor y a los humos y enfocarse mejor en completar el proyecto de reparación de caminos.

The above evaluations and/or recommendations are for general guidance only and should not be relied upon for medical advice or legal compliance purposes. They are based solely on the information provided to us and relate only to those conditions specifically discussed. We do not make any warranty, expressed or implied, that your workplace is safe or healthful or that it complies with all laws, regulations or standards.