El cuidado de salud en el hogar es una industria en crecimiento. El cuidado de salud en el hogar se brinda en los sitios del cliente y no en un sitio de trabajo central, de manera que su programa de seguridad necesita ser flexible y completo para protegerle contra los riesgos y lesiones en el trabajo.

Uno de los principales aspectos a considerar para los trabajadores del cuidado de la salud en el hogar son las lesiones ergonómicas. La transferencia, baño y vestido de pacientes pueden causar trastornos musculoesqueléticos si estas tareas no se realizan correctamente. Los pacientes pueden ser corpulentos, insensibles, combativos, o de otra manera limitados en su movilidad. Además, las habitaciones para el cuidado de pacientes en el hogar pueden ser pequeñas y las camas no ajustables. Asegúrese de que haya equipo adecuado (de alquiler o comprado) en el sitio de trabajo para levantar al paciente y cambiarle de posición. Cuide su mecánica corporal; mantenga al paciente y el elevador cerca de usted. Mantenga la espalda recta y use sus piernas para impulsar el movimiento hacia arriba. Obtenga entrenamiento en transferencia de pacientes y buena ergonomía.

Practique el control de infecciones por la seguridad del paciente, y por la suya propia también; use guantes y una bata sobre su ropa para prevenir la contaminación. Lávese las manos frecuentemente. Conozca la condición de salud del paciente. Monitoree las enfermedades transportadas por el aire y use protección respiratoria si es necesario. Use precauciones universales y trate todos los objetos filosos, sangre y otros líquidos corporales como si estuviesen contaminados. Use guantes de látex o nitrilo en todo momento al manejar pacientes y sus líquidos corporales.

Las punciones por agujas son un riesgo para los trabajadores del cuidado de la salud en el hogar. Los familiares y los pacientes pueden dejar expuestas jeringas y lancetas, así que inspeccione las áreas de trabajo cuidadosamente para evitar una punción accidental. Considere el uso de dispositivos sin aguja, pantallas u otras características de seguridad. Asegúrese de que haya un recipiente para eliminación de objetos punzantes en el sitio para sus agujas desechadas y para las que genere el paciente. Nunca vuelva a tapar una jeringa, no la rompa ni comprima la basura, esto podría causarle una punción accidental. Obtenga capacitación en el manejo de patógenos transportados en sangre y de prevención contra punciones por agujas.

La seguridad personal es muy importante en el cuidado de la salud en el hogar. Visitar pacientes en la comunidad, ingresar a sus casas y manejar pacientes con problemas de comportamiento son situaciones que le ponen a usted en riesgo. Obtenga capacitación en cómo manejar el comportamiento violento. Mantenga comunicación con su empleador para que ellos sepan dónde se encuentra usted en todo momento. Programe los números de emergencia locales en su teléfono celular y téngalo a la mano en todo momento. No entre a una casa que tenga armas accesibles, animales agresivos u otras amenazas de seguridad.