Oculto en el suelo en algunas zonas agrícolas principales de California existe un hongo que puede suponer un grave riesgo para la salud cuando se perturba el suelo. Al excavar, excavar zanjas, mover equipos y otras actividades similares se puede causar que este hongo, Coccidioides immitis, sea lanzado al aire.

Cuando las personas aspiran el hongo, corren el riesgo de contraer fiebre del valle, una enfermedad cuyos síntomas son similares a otras enfermedades comunes.

Dependiendo de la gravedad, aquellos que contraen la fiebre del valle sentirán síntomas de la gripe y usualmente se recuperarán de esta por sí mismos. Sin embargo, a diferencia de la gripe, la recuperación puede tomar semanas o meses para que ocurra, lo cual podría redundar en importantes pérdidas de tiempo de trabajo.

En algunos casos graves, se puede desarrollar neumonía, los pacientes pueden sufrir daños en los pulmones o la enfermedad puede avanzar hasta convertirse enfiebre del valle diseminada donde esta se extiende más allá de los pulmones hacia otros órganos.

Qué necesitan saber sus empleados

Los trabajadores agrícolas y de la construcción están en gran riesgo de desarrollar la fiebre del valle, porque ellos se enfrentan a la máxima tasa de exposición al polvo en comparación con otras ocupaciones.

No se requiere de mucho para que el Coccidioides immitis se lance al aire. El hongo reside en las primeras dos a 12 pulgadas superficiales del suelo así que es muy probable que se libere al aire al comenzar a excavar. Por esto, el Departamento de Salud Pública de California (CDPH) dice que no existe una manera fiable para realizar pruebas de detección.

Debido a que los síntomas son similares a otras enfermedades comunes, el tratamiento a menudo se demora porque la enfermedad no se puede diagnosticar de inmediato.

El CDPH alienta a las personas que trabajan en áreas con exposición a la fiebre del valle a reportar cualquier síntoma potencial a su supervisor, y obtener tratamiento inmediatamente.

Qué necesitan saber sus empleados

Al estar en el trabajo, he aquí lo que debe hacer para evitar la exposición:

  • Usar protección respiratoria aprobada con filtros contra partículas con clasificación N95, N99, N100, P100, o HEPA. (Estas deben ser aprobadas por NIOSH – el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional y ser proporcionadas por el empleador).
  • Usar agua, estabilizadores de suelo apropiados, y/o replantar vegetación para reducir la cantidad de polvo que es lanzada al aire.
  • Reducir al mínimo el área de suelo a ser perturbada.
  • Tomar precauciones para aislar a los trabajadores en tierra del equipo pesado y otros procesos que general polvo.
  • Limpiar las herramientas, el equipo y los vehículos antes de transportarlos fuera del lugar de trabajo.
  • Llevar un cambio de ropa a la obra y cambiarse después de finalizar el día de trabajo. (Se alienta a los empleadores a proporcionar vestidores y duchas siempre que sea posible).

En su reunión de seguridad

Analice los síntomas de la fiebre del valle y recuerde a los trabajadores que los síntomas son similares a los de otras enfermedades comunes. Lo que parece ser un resfriado común podría realmente ser algo mucho peor.

Otros temas a analizar incluyen:

  • Respiradores: cómo usarlos, cómo funcionan, cómo ponérselos y cuándo es seguro quitárselos.
  • El procedimiento correcto para limpiar herramientas, equipo y vehículos antes de salir del lugar de trabajo.
  • Cómo usar agua y otras medidas de control de polvo para reducir la cantidad de suelo que se lanza al aire.

La exposición a las partículas de polvo lanzadas al aire es inevitable para los trabajadores agrícolas. Pero, al saber lo que podría residir en el suelo y qué tan serio es el riesgo si sus trabajadores aspiran esas partículas de polvo, usted debe saber también qué acciones tomar para ayudar a proporcionar un lugar de trabajo seguro y eficaz para sus empleados.

 

Recursos

Tratamiento contra la fiebre del valle (CDC)

Quién está en mayor riesgo de desarrollar fiebre del valle

The above evaluations and/or recommendations are for general guidance only and should not be relied upon for medical advice or legal compliance purposes. They are based solely on the information provided to us and relate only to those conditions specifically discussed. We do not make any warranty, expressed or implied, that your workplace is safe or healthful or that it complies with all laws, regulations, or standards.