Las máquinas pulidoras de pisos existen en muchos estilos y niveles de potencia, desde los modelos eléctricos verticales estándar hasta modelos operados por baterías, de gas propano en las que el operador camina detrás y modelos que el operador maneja como vehículo. Estas máquinas usan diferentes tipos de almohadillas y abrasivos para limpiar, encerar, pulir y quitarle el barniz a pisos de madera dura. Debido a que el mantenimiento de los pisos involucra el uso de máquinas motorizadas y productos químicos concentrados, es importante tener en cuenta la seguridad.

Entrénese y lea las instrucciones del fabricante de su máquina para pisos. Lea las Hojas de Datos de Seguridad (SDS, por sus siglas en inglés) de todos los productos químicos empleados para el mantenimiento de pisos, y entrénese en su uso y las proporciones correctas para su mezclado. Debido a que estos productos químicos se venden en forma concentrada, se debe tener cuidado al verterlos y mezclarlos; presentan un peligro para la piel, los ojos y el sistema respiratorio si no se usan correctamente.

Use los equipos de seguridad apropiados, tales como botas o zapatos cómodos y resistentes a los resbalones y pantalones largos. Siempre use guantes y gafas contra las salpicaduras cuando mezcle o vierta los productos químicos. Se deben usar anteojos de seguridad para protegerse los ojos contra desechos que puedan ser impulsados por las almohadillas o cepillos que giran.

Haga el mantenimiento de los pisos cuando no haya muchas personas presentes; temprano por la mañana, de noche o en los fines de semana son buenos momentos. Use avisos de precaución para advertir a otras personas de los pisos resbalosos. Reúna los equipos y materiales que vaya a necesitar para evitar viajes innecesarios sobre superficies resbalosas. Revise su máquina para pisos antes de comenzar su trabajo. Los cordones para los modelos verticales eléctricos no deben tener cortaduras ni alambres expuestos. Instale la almohadilla o el cepillo de limpieza mientras la máquina está desenchufada y volteada hacia atrás. Para modelos de baterías o de gas propano, asegúrese de tener una carga completa o el depósito lleno; instale las almohadilla estando la máquina apagada. Antes de usarla, pruebe la máquina de limpieza de pisos para asegurarse de que todas sus partes estén bien sujetas en su sitio, que funcione correctamente y que el dispositivo de paro automático de seguridad esté funcionando.

Sujete bien las asas de la máquina de pisos para tenerla bajo control. Manténgase consciente de lo que le rodea y evite golpear a otras personas, ventanas de vidrio o puertas, o caerse por las escaleras o superficies inclinadas o de alguna superficie elevada. Para los modelos eléctricos, sujete el cordón sobre el asa de la máquina para evitar dañarlo o que se enrede en las almohadillas; no enrede el cordón en el asa porque eso puede inhabilitar el dispositivo de paro automático de seguridad.

Para evitar peligros de tropezones, guarde las máquinas para pisos en un lugar apartado. Los máquinas para pisos eléctricas se deben desconectar y el cordón enrollarse. Las máquinas que no estén en buenas condiciones de funcionamiento se deben apagar, desenchufar y rotularse “out of service” (fuera de servicio) para reparación.

Mejore sus conocimientos de seguridad mientras usa las pulidoras para pisos.

7/13