Un millón de guardias de seguridad en los Estados Unidos patrullan propiedades, hacen cumplir reglamentos, responden a emergencias y evitan actividades criminales. En el desempeño de su deber, los guardias deben mantener el orden, detener a malhechores y hasta emitir infracciones de tránsito mientras están asignados a una sola propiedad o patrullando varios locales o territorios. Sus sitios de trabajo pueden abarcar tiendas de departamentos, museos, centros docentes, edificios de oficinas, terminales de transporte, fábricas, cines y teatros, e instituciones financieras. Con tan amplia variedad de ubicaciones y obligaciones, un guardia debe considerar como principal prioridad su conocimiento de los peligros.

La mayor parte del trabajo de un guardia es de rutina. Horas de mirar una pantalla de seguridad o hacer una ronda conocida puede provocar la autocomplacencia. Manténgase atento y alerta en todo momento. Obtenga la capacitación requerida y recomendada por su organización profesional, su empleador, o su estado. Asegúrese de obtener la capacitación básica y cursos de repaso sobre los deberes de su trabajo, el uso de fuerza y de las armas de fuego. Capacítese sobre los primeros auxilios, resucitación cardiopulmonar y precauciones universales (uso de guantes, máscaras para resucitación) para protegerse contra enfermedades transmitidas a través de la sangre. PRACTIQUE y haga simulacros de lo aprendido. Los problemas pueden surgir en cualquier momento, por lo tanto usted debe asegurarse de conocer los procedimientos y las respuestas correctas y seguras en caso de una emergencia.

La causa principal de muerte en los guardias de seguridad es el homicidio en su sitio de trabajo: de 31 homicidios, en 25 de ellos hubo disparos. Para protegerse contra este serio riesgo, use buenas técnicas de investigación y entrada. Sepa cómo responder a, neutralizar, y controlar trastornos de comportamiento en el público. Conozca a su clientela, ¿existen trastornos domésticos potenciales, drogadictos o alcohólicos, o problemas de salud mental? Considere chalecos antibalas, y otras técnicas y capacitación de defensa personal para mantenerse seguro.

Si usted trabaja en circulación o estacionamiento, observe cuidadosamente el tráfico que le rodea. Use ropa de alta visibilidad. No salga de su vehículo ni se acerque a otro vehículo hasta que se haya detenido por completo y no haya tráfico. Adopte una posición defensiva y segura al hacer un alto al tráfico. En el camino, use el cinturón de seguridad y observe las técnicas defensivas al conducir.

Obtenga capacitación específica para el sitio o territorio que cubrirá. Conozca los materiales y los procesos en las instalaciones para poder responder correctamente en caso de incendio, sismo o derrames. Lea y entienda las Hojas de Datos de Seguridad (SDS, por sus siglas en inglés) para los materiales que se pueda encontrar. Entienda y cumpla con los procedimientos para derrames y fugas en su sitio de trabajo. Asegúrese de usar el mismo nivel de equipos de protección personal (o uno superior) que los que se les proporciona a los trabajadores en su centro de trabajo.

Familiarícese con su área de seguridad durante el día y bajo condiciones óptimas del tiempo para poder concentrarse mejor en la seguridad cuando tenga que responder a una emergencia de noche o con mal tiempo. Use zapatos de protección con un tacón fuerte y suela antiderrapante. Protéjase contra el sol, el calor y el frío, y asegúrese de vestirse en capas de ropa ligera y cómoda.

Un guardia de seguridad puede enfrentar diferentes situaciones, lugares y comportamientos. Siempre deténgase y evalúe la situación antes de involucrarse. Aunque usted sea la persona a quien se recurre en una emergencia, no responda si no puede hacerlo con seguridad, o si no tiene el equipo de seguridad necesario. Usted debe protegerse a sí mismo primero antes de intentar proteger a los demás.

7/13