En las salas limpias se regulan la calidad del aire, la temperatura y la humedad para lograr un ambiente ideal para la manufactura o experimentos en aplicaciones de alta tecnología. Las salas limpias requieren una vestimenta específica, equipos de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés), y el uso de equipos y sustancias químicas especializadas. Aunque los sistemas de ventilación modernos controlan la cantidad de partículas, usted es la mejor fuente de control de seguridad en las salas limpias.

En las salas limpias se requiere el uso de cubiertas para la cabeza, los pies y el cuerpo para reducir la contaminación por partículas. Además, se deben usar los equipos de protección personal (PPE) para protegerse contra los materiales y procesos que se usan en dichas salas. La protección para los ojos, tales como anteojos o gafas de protección le protegen la vista en caso de una salpicadura de una sustancia química o una reacción descontrolada. Deben usarse máscaras o caretas en procesos con vacío o presión si existe peligro de explosión o rotura. Use los guantes apropiados para las sustancias químicas que maneja con el objeto de protegerse la piel. Si es necesario, puede usar un equipo de respiración para protegerse contra sustancias peligrosas en el aire. Recuerde que el uso de equipos de respiración requiere calificación médica, prueba del ajuste del equipo y capacitación.

Conozca los protocolos y la distribución de la sala limpia de su centro de trabajo. No use equipos, materiales o procesos que no conoce; capacítese primero. Ubique y entienda la operación correcta de los equipos de seguridad, incluyendo los extintores de incendios, duchas de seguridad, estaciones para lavado de los ojos, e interruptores de paro de emergencia y bypass. Conozca las señales de emergencia, alarmas, y rutas y procedimientos de evacuación de su centro de trabajo. Conozca y observe los protocolos de seguridad para cilindros de gas comprimido; asegúrese de estar familiarizado con los equipos de vigilancia de gases peligrosos y sus alarmas correspondientes.

El manejo de sustancias químicas, incluyendo ácidos, bases, solventes, carcinógenos y criogénicos es común en las salas limpias. Lea y entienda las hojas de datos de seguridad de materiales (SDS, por sus siglas en inglés) para la sustancias químicas presentes en la sala limpia, la cuáles le informan sobre su uso, los PPE requeridos, los procedimientos en caso de derrame, y el desecho de dichos materiales. Si le salpica una sustancia química, lávese de inmediato el área afectada con bastante agua durante 10 a 15 minutos, y quítese la ropa contaminada.

Preste especial atención al uso de ácido fluorhídrico (HF) porque su contacto con la piel o los ojos es extremadamente peligroso. El contacto con HF puede no producir dolor de inmediato, pero el ión fluorhídrico continúa atacando a los tejidos hasta causar una dolorosa destrucción de los huesos. Lávese inmediatamente con agua cualquier área que se sospeche haya entrado en contacto con el HF y busque atención médica de inmediato. Puede ser necesario administrar gelatina de gluconato de calcio u otros métodos de tratamiento, y éstos deben ser administrados por un profesional médico calificado.

Siempre haga los procesos químicos bajo una campana de ventilación o en los bancos de trabajo húmedo designados, si es posible. Practique el orden y buen aseo con las sustancias químicas: rotule los recipientes claramente, minimice las cantidades y limpie los materiales después de usarlos. Asegúrese de que las sustancias químicas se almacenen en gabinetes apropiados para ese uso y que estén separados según la clase de peligro que presentan. Conozca los procedimientos en caso de derrame y la ubicación de los equipos para control de derrames en la sala limpia. Deseche correctamente todas las sustancias químicas, mezclas, y materiales de limpieza de derrames como desechos peligrosos en los sitios designados.

Mantenga la seguridad de las salas limpias con buena capacitación y prestando atención a los procedimientos.